Todo sobre las hipoglucemias

Contenido del artículo

      • ¿Qué causa una hipoglucemia?
      • Síntomas de hipoglucemia
      • Cómo se eleva la glucosa en sangre
      • Hipoglucemias tras cirugía bariátrica
      • Hipoglucemia reactiva
      • Cómo prevenir las hipoglucemias
      • Tratamiento de las hipoglucemias
      • Conclusión

De forma normal, la alternancia entre ayuno e ingesta provocan que los niveles de glucosa en sangre fluctúen entre los 160 y los 70 mg/dL. Muy rara vez caen por debajo de estos niveles.

Cuando los niveles de glucosa se reducen por debajo de 70mg/dL (3.9 mmol/L) hablamos de hipoglucemia. Son frecuentes en pacientes con diabetes, especialmente en aquellos con diabetes tipo 1 y aquellos con diabetes tipo 2 avanzada.

Como habrás adivinado, que los niveles de glucosa caigan por debajo de la normalidad es peligroso para la salud, y puede llegar a poner en peligro la propia vida si no corregimos la glucemia y elevamos los niveles hasta alcanzar la normalidad.

¿Qué causa una hipoglucemia?

La causa más frecuente de hipoglucemia es el desarrollo de diabetes, en especial de la diabetes tipo 1. En estos casos, el páncreas no falla solo a la hora de liberar insulina, sino también a la hora de liberar la hormona glucagón, que es la encargada de elevar los niveles de glucosa.

Más allá de la diabetes, hay diversas situaciones que pueden desembocar en una hipoglucemia. Las más frecuentes son:

  • Insulinoma (tumor en el páncreas)
  • Hipoglucemias posteriores a cirugía bariátrica
  • Neisidioblastosis
  • Síndrome autoinmune insulínico
  • Hipoglucemia inducida por medicamentos
  • Tumores fuera del páncreas
  • Sepis (infección grave)
  • Insuficiencia adrenal

Para el diagnóstico de una hipoglucemia debe cumplirse lo que se conoce como la tríada de Whipple. Esto es: la aparición de síntomas (1), baja glucemia cuando aparecen los mismos (2) y la resolución de estos cuando se corrigen los niveles de glucosa (3).

Síntomas de hipoglucemia

Los síntomas pueden dividirse en 2 grupos: autonómicos o neuroglicopénicos.

Los síntomas autonómicos aparecen cuando los niveles glucosa disminuyen de 60 mg/dL (3.3 mmol/L). Estos son: palpitaciones, taquicardia, ansiedad, temblores (adrenérgicos), sudoración, sofocos, náuseas y hambre (colinérgicos).

Los síntomas neuroglicopénicos aparecen más tarden, cuando la glucemia es menor de 50 mg/dL. Incluyen debilidad, cambios en el comportamiento, cambios en la visión, confusión, disartria (problemas para hablar), mareos, amnesia, letargo, convulsiones, pérdida de conciencia y coma.

De no corregirse, el desenlace es el fallecimiento. Creo que ha quedado claro que no es ninguna broma y que se debe corregir nada más detectarla.

Pese a que normalmente provoca síntomas que nos permiten tomar medidas a tiempo, debemos tener especial cuidado con las hipoglucemias nocturnas, es decir, aquellas que tienen lugar mientras dormimos son especialmente peligrosas, ya que es posible no darnos cuenta debido a nuestro estado de inconsciencia.

Cómo se eleva la glucosa en sangre

De forma natural, el organismo tiene sus propios mecanismos con el fin de asegurar que los niveles de glucosa no se sobrepasan unos niveles críticos, tanto por arriba como por debajo.

Es decir, el cuerpo humano ha desarrollado evolutivamente distintos mecanismos para evitar (o corregir) las hiperglucemias y las hipoglucemias. Hoy hablemos de cómo corrige las hipoglucemias.

En primer lugar, cuando los niveles de glucosa en sangre caen por debajo de 81-82 mg/dL, el páncreas comienza a dejar de liberar insulina.

Si esto no es suficiente, cuando los niveles de glucosa disminuyen de 68 mg/dL (lo que ya es considerado como hipoglucemia), se activan otros 2 mecanismos. Estos son la liberación de 2 hormonas: glucagón y epinefrina.

El glucagón es una hormona hiperglucemiante, es decir, actúa elevando los niveles de glucosa, mediante la rotura de glucógeno (para liberar glucosa a la circulación) y la síntesis de glucosa a partir de otros metabolitos, como aminoácidos o lípidos. Todo esto sucede en el hígado.

La epinefrina, más conocida por el nombre de adrenalina, estimula los 2 procesos antes descritos y refuerza la acción del glucagón, aunque su potencia es menor. También da la orden de oxidar más grasa, ayudando a conservar glucosa.

Lamentablemente, estos mecanismos aparecen alterados en aquellas personas que sufren algún tipo de diabetes.

En pacientes con diabetes tipo 1, la capacidad para liberar glucagón está parcial o completamente perdida. Además, la acción de la epinefrina también está disminuida respecto a la normalidad. Finalmente, un exceso de insulina inyectada rompe con el primer mecanismo regulatorio, con lo que nos quedamos sin forma de evitarlas.

En personas con diabetes tipo 2, al comienzo de la enfermedad los mecanismos compensatorios están casi intactos. Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad se van pareciendo cada vez más a aquellos con diabetes tipo 1.

Hipoglucemias tras cirugía bartiátrica

Aparecen con frecuencia tras intervenciones de cirugía bariátrica, especialmente tras el bypass gástrico, aunque también tras la gastrectomía vertical. El 70% de los pacientes con bypass gástrico sufren algún episodio de hipoglucemia, aunque gran parte de ellos sin síntomas.

En estas cirugías, el contenido del estómago se vacía de forma mucho más rápida de lo habitual en el intestino (hasta 100 veces más rápido), lo que acelera enormemente la absorción de nutrientes, entre ellos la glucosa.

Esta elevación rápida de la glucosa provoca una elevada liberación de insulina, lo que provoca una rápida caída de los niveles de glucosa. Tanto, que en ocasiones se pasa de frenada y causa una hipoglucemia reactiva. A esta situación se la conoce con el nombre de Síndrome de Dumping.

Suelen aparecer a partir del año tras la operación. Si aparecen antes de los 6 meses y/o en ayunas, debemos descartar otras posibles causas, como el insulinoma o la nesidioblastosis.

Hipoglucemia reactiva

Algunos pacientes sin diabetes muestran síntomas de hipoglucemia 2-5 horas después de una ingesta. Esta hipoglucemia se conoce con el nombre de hipoglucemia reactiva, y suele ser debida a una exceso en la liberación de insulina o en la sensibilidad a la misma.

En un estudio se plantearon si tenía relación con el sobrepeso, y parece que confirmaron su hipótesis.

La incidencia de hipoglucemias reactivas muestra una gran asociación el exceso de grasa corporal. Es decir, a mayor sobrepeso, más probabilidades de sufrir dicha hipoglucemia.

El motivo que señalaron fue que la resistencia a la insulina, mayor cuanto mayor es el exceso de grasa, provocaba una mayor liberación de insulina. Lo cual concuerda con los resultados de otro estudio, este en mujeres jóvenes delgadas.

Te preguntarás: ¿Jóvenes delgadas con resistencia a la insulina? Efectivamente, ya que sufren de SOP (síndrome de ovario poliquístico), un síndrome hormonal que sufren más del 10% de las mujeres en edad fértil.

Sabemos que entre el 50 y el 70% de las mujeres con SOP presentan resistencia a la insulina. Pues bien, se observó que la mitad de estas mujeres, 1 de cada 2, sufrían de hipoglucemias reactivas.

Cómo prevenir las hipoglucemias

Obviamente, debemos llevar un adecuado control glucémico y ser conscientes de cada caso particular. Por ejemplo, un niño con tendencia a la hipoglucemia no debe irse a dormir con una glucemia por debajo de 90 mg/dL.

En aquellos con diabetes tipo 2 avanzada, un control glucémico muy estricto, especialmente en pacientes con tratamiento con sulfonilureas puede predisponer a la hipoglucemia.

Otra práctica bajo la cual debemos tener un control muy estricto es el ayuno. En estudios con pacientes con diabetes que cumplían con el Ramadán, el riesgo de una hipoglucemia severa se multiplicaba por 4.7 en diabéticos tipo 1 y por 7.5 en los tipo 2 avanzados.

Por ello, tanto en estos casos como en pacientes que quieran realizar ayunos por gusto, debemos ajustar muy bien las pautas de insulina o de medicación hipoglucemiante, llevar un control estricto a lo largo del ayuno, e interrumpirlo si es necesario.

Para evitar hipoglucemias reactivas, uno de los principales cambios que podemos llevar a cabo es disminuir el aporte de hidratos de carbono en favor del aporte de grasas, como recomiendo para pacientes con diabetes tipo 2 o con diabetes tipo 1.

Tratamiento de las hipoglucemias

Estaremos de acuerdo en que siempre es mejor prevenir que curar, pero en ocasiones es inevitable que los niveles de glucosa en sangre caigan por debajo de donde deberían estar. En estos casos, debemos tener claro qué hacer y actuar con determinación.

Deberemos consumir 15g de glucosa o de hidratos de carbono de absorción rápida, pudiéndose repetir la ingesta a los 15 minutos si no hay mejoría.

Si la hipoglucemia es grave, al punto de perder el conocimiento, deberemos administrar glucagón, normalmente intramuscular, subcutánea o preferiblemente intranasal, ya que comienza antes su acción.

Conclusión

La causa principal de la aparición de hipoglucemias es la diabetes, aunque hay otras que también debemos tener en cuenta.

Los síntomas se clasifican en autonómicos (los primeros que aparecen) y neuroglicopénicos (los siguientes). Si no se elevan los niveles de glucosa de forma urgente, podemos enfrentarnos a un fallecimiento.

El adecuado control glucémico, y su monitorización, son claves en la prevención. En cualquier caso, cuando se dé, deberemos consumir hidratos de carbono o administrar una dosis de rescate de glucagón.

 

Referencias:

GERICH, John E. Glucose counterregulation and its impact on diabetes mellitus. Diabetes, 1988, vol. 37, no 12, p. 1608-1617.

TOURKMANI, Ayla M., et al. Hypoglycemia in Type 2 Diabetes Mellitus patients: A review article. Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews, 2018, vol. 12, no 5, p. 791-794.

KITTAH, Nana Esi; VELLA, Adrian. Management of endocrine disease: pathogenesis and management of hypoglycemia. European journal of endocrinology, 2017, vol. 177, no 1, p. R37-R47.

VILARRASA, Nuria, et al. Recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de las hipoglucemias tras cirugía bariátrica. Endocrinología, Diabetes y Nutrición, 2021.

HONKA, Henri; SALEHI, Marzieh. Postprandial hypoglycemia after gastric bypass surgery: from pathogenesis to diagnosis and treatment. Current opinion in clinical nutrition and metabolic care, 2019, vol. 22, no 4, p. 295.

LV, Xue, et al. Identification of reactive hypoglycemia with different basic BMI and its causes by prolonged oral glucose tolerance test. Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity: Targets and Therapy, 2020, vol. 13, p. 4717.

ALTUNTAS, Yuksel, et al. Reactive hypoglycemia in lean young women with PCOS and correlations with insulin sensitivity and with beta cell function. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, 2005, vol. 119, no 2, p. 198-205.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
Call Now Button