Todo sobre la neuropatía diabética

Contenido del artículo

      • Tipos de neuropatía diabética
      • Síntomas de neuropatía diabética
      • Factores de riesgo de desarrollo de neuropatía diabética
      • Causas de la neuropatía diabética
      • Diagnóstico de la neuropatía diabética
      • Tratamiento de la neuropatía diabética
      • Conclusión

A estas alturas ya debes saber que una diabetes mal controlada puede desembocar en una serie de complicaciones para el paciente que ponen en peligro su salud. Una de estas complicaciones es la neuropatía diabética.

He hablado anteriormente sobre otras complicaciones, como la nefropatía y la retinopatía diabéticas. Le llega el turno a otra de las más comunes en el paciente con diabetes: la neuropatía diabética.

Llamamos neuropatía diabética al daño en los nervios de los pacientes causado por un mal control de la diabetes. Más de la mitad de las neuropatías que afectan a toda la población son causadas por la diabetes, y es que alrededor del 50% de todos los pacientes con diabetes desarrollan neuropatías.

La incidencia de alguna de las neuropatías diabéticas es, curiosamente, mayor en aquellos que sufren diabetes tipo 2. Y digo neuropatías en plural, porque hay de varios tipos. Mira la siguiente sección.

Tipos de neuropatía diabética

Procedo a explicarlas de forma (muy) breve:

  • Neuropatía periférica: también llamada polineuropatía simétrica distal, afecta a pies y piernas, y en ocasiones puede afectar a manos y brazos. Es la forma más común de neuropatía diabética.
  • Neuropatía autonómica: en este caso, el daño está en los nervios que controlan los órganos internos. Por tanto, puede afectar a ojos, corazón, estómago, intestino, vejiga y órganos sexuales.
  • Neuropatía proximal: puede afectar a muslos, cadera, glúteos y piernas. Suele afectar a un lado del cuerpo, rara vez a los dos.
  • Neuropatía focal o mononeuropatía: en este caso se daña un nervio específico, tanto del cráneo como de cualquier zona del cuerpo.

Si te has quedado igual, te especifico los síntomas que generan cada una en la siguiente sección, que seguro te interesa más.

Síntomas de neuropatía diabética

Al inicio de la complicación no genera síntomas, sino que estos van apareciendo a medida que avanza la enfermedad. Los siguientes son los posibles síntomas que nos ayudarán a detectar la aparición de la patología:

  • Neuropatía periférica: Sensación de hormigueo o ardor, entumecimiento, mayor sensibilidad al tacto, calambres o dolores punzantes y desarrollo de úlceras o infecciones en los pies que no curan, y que pueden llevar a la amputación del miembro. La neuropatía periférica suele darse en las 2 extremidades paralelamente (simétrica).
  • Neuropatía autonómica: hipoglucemias sin síntomas (peligro), náuseas, vómitos, digestiones pesadas, pérdida de apetito, disfunción sexual, problemas en la vejiga, …
  • Neuropatía proximal: dolor intenso en la zona, pérdida de masa muscular y atrofia, dificultad para levantarse desde la posición de sentado y dolor de estómago intenso.
  • Neuropatía focal: los síntomas son muy diversos: dolor detrás de un ojo, visión doble o dificultad para enfocar, hormigueo en las manos en los dedos, debilidad en las manos (se nos caen cosas) e incluso parálisis en un lado de la cara.

Cómo ves, los síntomas son muy variados y altamente variables de paciente a paciente. Por si fuera poco, el entumecimiento puede llevar a caídas, con el posterior riesgo de lesiones graves.

Mi recomendación ante cualquiera de estos síntomas es que acudas al médico para identificar el problema y poder tratarlo con la mayor celeridad posible. Recuerda que es una patología degenerativa a la que podemos frenar.

Aproximadamente entre el 30 y el 50% de los pacientes con neuropatía diabética desarrollan dolor neuropático debido a la hiperexcitabilidad que sufre la neurona, lo que además será indicativo de la afectación de fibras pequeñas.

Frecuentemente este dolor aparece debido a un contacto que normalmente no produciría dolor (alodinia) o una sensación excesiva a un estímulo que sí produciría dolor, aunque de menor intensidad (hiperalgesia).

La presencia de dolor es algo más frecuente en mujeres (se desconoce el motivo), pero sobre todo es más frecuente cuanto más avanzada esté la neuropatía. Además suele ser más fuerte de noche, lo que empeora el sueño y la calidad de vida,

Factores de riesgo de desarrollo de neuropatía diabética

Como habrás imaginado, ya que coincide con el resto de las complicaciones, el mal control glucémico es uno de los factores más relacionados con su desarrollo. Mantener unos buenos niveles de glucosa es clave, especialmente en aquellos con diabetes tipo 1, ya que parece que este factor influye menos en aquellos con diabetes tipo 2.

En estos últimos, en cambio, cobran más importancia la resistencia a la insulina, el acúmulo de grasa visceral, la dislipemia y la hipertensión como factores de riesgo que predisponen a la aparición de la patología.

Además, la neuropatía es como ya he comentado una enfermedad degenerativa, con lo que a mayor tiempo conviviendo con la diabetes mayor riesgo de que aparezca. En un estudio siguieron a pacientes con diabetes tipo 2 durante 10 años. Inicialmente afectaba al 8% de los individuos estudiados, pero al cabo de 10 años afectaba al 42%.

Finalmente, el alcohol y el tabaquismo son otros de esos factores que van a favorecer la aparición de la neuropatía y que deberíamos evitar por el bien de nuestra salud.

Causas de la neuropatía diabética

Si has estado atento a la sección anterior, sabrás cuáles son las causas del desarrollo de la neuropatía diabética.

En primer lugar, tenemos a la hiperglucemia: los altos niveles de glucosa aumentan su oxidación, lo que resulta en un aumento de la generación de radicales libres y de la inflamación, además de la glicación de componentes celulares generando productos de glicación avanzada (que se unen a distintas moléculas dentro de la neurona, inhibiendo su función y retroalimentando la generación de radicales libres y la inflamación).

En segundo lugar, la dislipemia es también perjudicial por dos vías. Por un lado, los altos niveles de triglicéridos causan daños en las células de Schwann (que sustentan a las neuronas) y promueven la inflamación.

Por el otro, el LDL oxidado genera estrés oxidativo en la neurona al activar NADPH oxidasas, como también hacían los productos de glicación avanzada antes mencionados.

Si esto te parece poco, añadimos al cóctel que estos procesos de inflamación y generación de radicales libres dispara el reclutamiento de macrófagos, que refuerzan la inflamación generada y retroalimenta la muerte neuronal.

Parece además que la hipertensión juega algún papel, ya que los fármacos inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, utilizados para reducir la tensión arterial, parece que mejorar la neuropatía. No obstante, aún no se sabe el motivo.

Finalmente, la insulina actúa como un factor de crecimiento de las neuronas, facilitando su reparación y supervivencia. Sus bajos niveles (diabetes tipo 1) y la resistencia a su acción (diabetes tipo 2) impiden que cumpla su función.

Diagnóstico de la neuropatía diabética

La ADA recomienda evaluar la posible presencia de la neuropatía diabética 5 años tras el debut en diabetes tipo 1, y en el mismo año de debut en diabetes tipo 2. Después anualmente en ambos casos.

En las etapas tempranas se detectará debido a la pérdida de reflejos, alteración de la sensación de vibración y pérdida sensitiva cutánea, que incluye tacto, temperatura y dolor. Se suele evaluar mediante un test de monofilamento o un test de vibración.

En muchas ocasiones el diagnóstico de la patología en pacientes con diabetes se realiza en base a la historia clínica y registro de los síntomas antes mencionados que pueda sufrir el paciente, sin la necesidad de ningún test.

No obstante, lo correcto sería confirmar el diagnóstico con algún test. La mejor forma sería analizar la densidad intraepidermal de fibras nerviosas mediante biopsia, aunque no se suele hacer por lo invasivo del procedimiento, por lo que normalmente se realizan estudios de conducción nerviosa.

Además, se suele (y debería) complementar con la medición de los niveles de vitamina B12 (sobre todo en aquellos en tratamiento con metformina), de hormonas tiroideas y de marcadores de enfermedades autoinmunes, para descartar otras causas de neuropatía.

Tratamiento de la neuropatía diabética

Sí, ambos sabemos lo que voy a decir, pero tengo que hacer igualmente. Lo primero que debemos hacer es asegurar un buen control glucémico, especialmente en pacientes con diabetes tipo 1, ya que reduce la incidencia en un 70% de los casos. En pacientes con diabetes tipo 2, la pérdida de peso parece que es la forma más efectiva de evitar su aparición.

Por otro lado, la práctica de ejercicio físico se ha visto muy muy beneficiosa en la neuropatía diabética, ya que aumenta la reparación y la supervivencia neuronal (incluso sin cambios en el peso). De ahí que la primera recomendación sea, como siempre, realizar cambios en nuestro estilo de vida.

Respecto al tratamiento con medicamentos, solo nos servirán para tratar el dolor, no para curar la neuropatía. Aquellos con más evidencia detrás son los anticonvulsivantes y algunos antidepresivos (inhibidores de la recaptación de serotonina y tricíclicos). En algunos casos pueden utilizarse también analgésicos opioides, aunque suele ser la última opción por seguridad.

Te presento las distintas opciones. Ten por seguro que todos muestran efectos adversos, aunque los anticonvulsivantes parecen ser los que menos provocan:

  • Anticonvulsivantes: gabapentina y pregabalina.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina: duloxetina y venlafaxina.
  • Antidepresivos tricíclicos: amitriptilina, nortriptilina, desipramina e Imipramina.
  • Analgésicos opioides: tapentadol, tramadol, oxicodona.

Conclusión

Como todas las complicaciones que hemos visto anteriormente, la neuropatía es progresiva y al principio apenas genera síntomas. A medida que avance los síntomas, estos serán más marcados, y alrededor de un 50% de aquellos que desarrollen la enfermedad sufrirán cierto grado de dolor que empeorará la calidad de vida. Por ello es tan importante detectarla y tratarla a tiempo.

Respecto a las causas de su desarrollo, son las mismas que encontrábamos en el resto de las complicaciones explicadas anteriormente: la hiperglucemia, el exceso de grasa visceral, la dislipemia y, de algún modo, la hipertensión. La falta o resistencia a la insulina también tiene su hueco como una de las causas en esta ocasión.

Mejorar el control glucémico será clave en pacientes con diabetes tipo 1. En aquellos con la tipo 2, parece que la pérdida de peso es más eficaz. En cualquier caso, la práctica de ejercicio físico es muy beneficiosa.

Ten en cuenta que el tratamiento con medicamentos solo sirve para paliar el dolor, pero no va a mejorar el curso de la enfermedad.

 

Referencias:

POP-BUSUI, Rodica, et al. Diabetic neuropathy: a position statement by the American Diabetes Association. Diabetes care, 2017, vol. 40, no 1, p. 136-154.

ALLEN, J. A. Chronic Demyelinating Polyneuropathies. Contin Lifelong Learn Neurol 2017; 23: 1310–31. doi: 10.1212/CON. 0000000000000517. Diabetic neuropathy. Nat Rev Dis Primer, 2019, vol. 5, p. 42.

BERNAL, D. Samper, et al. Etiología y manejo de la neuropatía diabética dolorosa. Revista de la sociedad española del dolor, 2010, vol. 17, no 6, p. 286-296.

CALLAGHAN, Brian C., et al. Diabetic neuropathy: clinical manifestations and current treatments. The lancet NEUROLOGY, 2012, vol. 11, no 6, p. 521-534.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
Call Now Button