¿Qué es la diabetes?

Contenido del artículo

    • ¿Qué es la diabetes?
    • Tipos de diabetes
    • Consecuencias de la diabetes
    • Conclusión

¿Qué es la diabetes?

No se me ocurre mejor forma de comenzar este blog que explicando qué es la diabetes y qué distintos tipos encontramos.

La diabetes mellitus es una enfermedad donde los pacientes sufren de niveles de glucosa en sangre elevados (hiperglucemia) debido a que el organismo no responde y/o no produce una hormona llamada insulina.

¿Por qué es importante dicha hormona? Bien, la acción de la insulina podemos resumirla en que mantiene estables los niveles de glucosa en sangre. Para ello interactúa con distintos tejidos del cuerpo humano, principalmente cerebro, músculo, hígado y tejido adiposo (lugar principal donde se almacena la grasa), con el objetivo de que capten la glucosa de la sangre en el momento en que esta se eleva, normalmente tras la ingesta, y mantener así unos niveles estables.

Así, cuando los niveles de glucosa en sangre se reducen, también lo hace la cantidad de insulina en sangre, lo que permite que el hígado fabrique y libere glucosa al torrente sanguíneo. Esta glucosa que va liberando poco a poco el hígado sirve para suplir la que vamos utilizando y mantener sus niveles dentro de un rango óptimo (normoglucemia).

Ahora que tenemos claro qué es la diabetes, pasemos al siguiente nivel.

Tipos de diabetes

Bueno, pues todo este mecanismo es el que está alterado en el paciente diabético. La insulina no funciona como debería, ya que como ya he dicho, o no se produce o el cuerpo no responde a ella. Es en este punto donde podemos hacer la primera diferenciación:

      • En la diabetes tipo 1 no se produce insulina debido a que las células del páncreas encargadas de fabricarla (células-β) ni están ni se les espera, ya que han sido destruidas por los propios anticuerpos del individuo (estamos por tanto ante una enfermedad autoinmune).
      • En cambio, en la diabetes tipo 2, las células-β sí están y sí la fabrican (al menos al principio), pero es el cuerpo el que no responde a ella, no es sensible a la señal que esta debería generar en las células. Esto recibe el nombre de resistencia a la insulina. Quédate con él porque es importante.

Es cierto que, con el tiempo, las células-β del páncreas de los diabéticos tipo 2 se agotarán y dejarán de fabricarla, pero eso lo veremos en futuras entradas. De momento, la clave está en que sepáis diferenciarlas. Y lo repito por si no ha quedado claro, en la diabetes tipo 1 no tenemos insulina, en la diabetes tipo 2 somos resistentes a su acción.

Una vez esto está claro, paso a introducir el tercer tipo de diabetes más común (hay otros tipos minoritarios, similares a los dos primeros, pero con pequeñas diferencias y que trataré en futuras entradas). Este tercer tipo es la diabetes gestacional, y como su nombre indica, tiene lugar durante el embarazo, y lógicamente, solo en mujeres.

En el tercer trimestre del embarazo, el bebé necesita tantos recursos que, de forma normal, el cuerpo de la mujer genera una leve resistencia a la insulina para poder derivar parte de su energía al bebé gestante. La mayoría de las mujeres genera en compensación más insulina de la normal para forzar al organismo a responder y acaban así con el problema. No obstante, hay unas pocas en el que este mecanismo falla, y es cuando aparece la diabetes gestacional.

El mayor problema de este tipo de diabetes no lo sufre la madre, que también, sino que las mayores consecuencias son para el bebé. Antes de continuar, tengo que remarcar que este tipo de diabetes suele revertir sola durante el primer mes y medio después del parto, aunque a veces puede alargarse o incluso desembocar en una diabetes tipo 2.

En resumen, la diabetes mellitus cursa con niveles altos de glucosa en sangre (hiperglucemia) por la no acción de la insulina y puede aparecer de 3 formas distintas: tipo 1, tipo 2 y gestacional. Cabe aclarar aquí que, pese a que estos son los tipos mayoritarios, hay como ya he dicho otras formas minoritarias como LADA (latent autoimmune diabetes in adults), MODY (madurity onset diabetes of the young) o el síndrome de Wolfram que veremos más adelante.

Llegados a este punto, la pregunta es obvia. ¿Tan malo es tener niveles de azúcar en sangre elevados? ¿Qué pueden causar?

¿Qué consecuencias tiene la diabetes?

Las consecuencias, más que a corto plazo (que también), aparecen a largo plazo. Y son tan graves que la diabetes es la 5ª causa de muerte mundial. Has leído bien, la quinta de forma directa. Y no solo eso, si no que está muy relacionada con la primera, que es la cardiopatía isquémica (multiplica por 2 las probabilidades de desarrollarla) y multiplica por 2.27 las probabilidades de sufrir un ictus. Además, reduce la esperanza de vida en 10 años en la diabetes tipo 1, y en 20 añazos para la diabetes tipo 2.

Más allá de mortalidad, la diabetes cursa con una serie de complicaciones que pueden aparecer incluso si tomamos medicación para intentar controlar la enfermedad. Estas pueden ser:

  • Cáncer.
  • Depresión.
  • Alzheimer
  • Enfermedades oculares (retinopatías).
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades renales (nefropatías).
  • Disfunción sexual.
  • Enfermedades cutáneas.
  • Neuropatía diabética (ataca a los nervios y entre otras cosas puede terminar con la amputación de un miembro).

Entraremos en un futuro a explicar qué relación tiene la diabetes con cada una de éstas, pero de momento es suficiente, creo que he dejado la idea clara. La diabetes no es una enfermedad baladí o que se pueda tomar a la ligera (pese a que mucha gente lo hace). Es muy, pero que muy importante tenerla bajo control, especialmente si estás comenzando a desarrollarla, ya que es el momento de actuar.

Conclusión

Espero que haya quedado claro que la diabetes mellitus es una enfermedad que cursa con altos niveles de glucosa en sangre debido a la falta de la insulina, hormona encargada de regular estos niveles. Estos altos niveles a largo plazo provocan graves complicaciones que ponen en riesgo nuestra salud, e incluso nuestra vida. Sin intención de ser alarmista.

Por otro lado, hay distintos tipos de diabetes, y según la causa que la provoque estaremos ante un tipo u otro, y su evolución será también distinta.

Para finalizar la entrada, tengo una buena y una no tan buena noticia. Comienzo por la no tan buena, que siempre me gusta acabar con buen sabor de boca. Bien, la no tan buena es que, si sufres de diabetes tipo 1, esta no es reversible. Es para toda la vida. Pese a esto, un estilo de vida saludable y una alimentación adaptada te ayudará a sobrellevarla mejor, a reducir la probabilidad de desarrollar complicaciones y a alargar tu esperanza de vida gracias a un mayor control de los niveles de glucosa en sangre.

La buena (buenísima en mi opinión) es que, si padeces de diabetes tipo 2 o de diabetes gestacional, especialmente si estás en las primeras fases, tu enfermedad es reversible. En el caso de la diabetes gestacional, evitarás complicaciones en el bebé y disminuirás las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

En el caso de ser diabético tipo 2, con esfuerzo y voluntad, puedes retornar a un estado similar al de tus años mozos: sin medicación, sin pinchazos, sin mediciones de glucosa en sangre y sin complicaciones derivadas de la hiperglucemia.

¿De verdad?, te preguntarás. De la buena. Para ello solo debes hacer una cosa: perder masa grasa. Y a su vez, para ello solo debes hacer una cosa: cambiar tu estilo de vida. Si te interesa esto, ya has dado el primer paso.

Si eres de los que prefieren una fórmula mágica, este no es tu sitio.

 

Referencias:

Edgerton, D.S.; Kraft, G.; Smith, M.; Farmer, B.; Williams, P.E.; Coate, K.C.; Printz, R.L.; O’Brien, R.M.; Cherrington, A.D. Insulin’s direct hepatic e
ect explains the inhibition of glucose production caused by insulin secretion. JCI Insight 2017, 2, e91863.

American Diabetes Association. Diagnosis and Classification of DiabetesMellitus. Diabetes Care 2010, 33, S62–S69.

Marciano, L.; Camerini, A.-L.; Schulz, P.J. The Role of Health Literacy in Diabetes Knowledge, Self-Care, and Glycemic Control: A Meta-analysis. J. Gen. Intern. Med. 2019, 34, 1007–1017.

World Health Organization. Global Report on Diabetes;World Health Organization: Geneva, Switzerland, 2016.

Khan, R. M. M., Chua, Z. J. Y., Tan, J. C., Yang, Y., Liao, Z., & Zhao, Y. (2019). From pre-diabetes to diabetes: diagnosis, treatments and translational research. Medicina, 55(9), 546.

Chatterjee, S., Khunti, K., & Davies, M. J. (2017). Type 2 diabetes. The Lancet, 389(10085), 2239-2251.

Udler, M. S. (2019). Type 2 diabetes: multiple genes, multiple diseases. Current diabetes reports, 19(8), 1-9.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
Call Now Button